fbpx

Babylon. Entre la magia y la decadencia. 

Norma Rangel 

Dirigida por Damien Chazelle. 

Transcurren los años 20’s, Manny es un mexicano que de pronto se encuentra trabajando para Don Wallach (Jeff Garlin),  un productor de cine que organiza una fiesta glamorosa, dónde todos quieren ser invitados. Entre música, drogas y licor, extravagantes personajes recorren la sala de la mansión; enanos, actrices, mujeres y hombres desnudos teniendo sexo, sin ningún pudor. 

Nellie LaRoy (Margot Robbie), quien llega a la fiesta, tiene una acalorada discusión con el portero que no la deja pasar pues no cuenta con invitación,  Manny queda impactado por su belleza, y ayuda a que la joven mujer entre sin problema a la celebración.  

Mientras ambos se drogan mantiene una conversación, él desea ser parte de algo grande, ella quiere ser una actriz reconocida. 

En la misma fiesta aparece Jack Conrad (Brad Pitt) un famoso actor, que lo único que busca es beber hasta ya no saber de él. 

Han pasado las horas, la fiesta continua con los que siguen despiertos, entre ellos Margot, jugando cartas la suerte le llega, debido a que una actriz ha tenido una sobredosis, le entregan el  contrato de su vida. 

 Manny es el encargado de llevar a Jack a su casa, completamente ebrio, pero en un momento de lucidez el galán de cine, le dice que lo contrata para ser su asistente, así lo podrá acompañar al set de grabación,  dónde le mostrará el lugar más mágico del mundo. 

Aunque la historia principal nos habla de 3 personajes: Manny, Margot y Jack, la historia no solo se centra en ellos.

La película nos habla de toda la industria, desde la banda sonora, con la historia del trompetista que, de no escucharse llega a ser también una estrella, o la de la mujer encargada de hacer los letreros del cine mudo, y la de los extras y sus exigencias ante una industria que los explotaba, de la dificultad de un cambio radical ante la llegada del sonido a las pantallas, aunque de una forma humorística, que cada vez va en decadencia, tanto en las historias como en la película. 

La metáfora para hacer una crítica a Hollywood, una tierra de sueños, pintándola cómo un gran elefante que defeca en personas. Detrás de toda la magia hay destrucción cultural; hay sobredosis, racismo, discriminación y muerte. 

Deja una respuesta