La odisea para ingresar a la universidad puede representar para algunos jóvenes una batalla constante de sacrificio y entrega, de encuentros y desencuentros con amigos y familiares.