El Perro Samurai: la leyenda de Kakamucho

El Perro Samurai

Norma Rangel

En una época donde ser un samurai es lo máximo, el gobernador Ikachu espera la visita del rey de Japón para poder impresionarlo ya que aspira ser algún día su sucesor; por lo que está remodelando el palacio, pero siente que hay algo que no cuadra con su belleza, y eso es la vista hacia el poblado de Kakamucho,  para que todo sea perfecto, planea desaparecer la aldea. 

Kakamucho es una aldea habitada por gatos que odian a los perros, Ikachu envía secretamente a sus guerreros a destruirla , los aldeanos, confiados, porque cuentan con su samurai no parecen preocuparse de la invasión, pues él los defenderá, pero éste al ver a los guerreros huye cobardemente, así que la aldea es devastada. 

Tratando de no perder la esperanza, por idea de Miko una gatita muy valiente que también desea ser samurai, propone pedirle a el rey de Japón que les envié un nuevo samurai, pero este le envía un «tweet» a Ikachu el gato malvado para que se encargue del asunto pendiente como el gobernante que es.

Hank, un perro que su sueño es ser samurai, es atrapado cruzando la frontera del país de estos gatos, cómo son tan odiados envían al inocente a ser ejecutado, pero a Ikachu se le ocurre enviarlo a la aldea como su salvador al escuchar su argumento «él solo quería ser entrenado para ser samurai» privilegios que solo tienen los gatos, lo envía con la encomienda de ser el nuevo samurai a sabiendas que no está entrenado, así él podrá  volver a invadir la aldea y ahora si acabar con ella. 

Una vez más el gato gobernante envía sus guerreros a invadir el pueblo y Hank se encuentra con la odisea de defenderlo sin saber nada ni como negociar con los invasores, se da cuenta que no tiene oportunidad de ganar; Jimbo, un gato fracasado que se la pasa bebiendo y que en sus años gloriosos fue un verdadero samurai, toma la decisión de entrar al perro, y ser su mentor, esperando no equivocarse, pues la comunidad necesita un guerrero defensor y solo él tiene el espíritu de querer serlo, bueno, también Miko, pero ella es muy pequeña. 

Así es como el perro luchará para cumplir su sueño y encajar con quienes no confían en el. 

El perro samurai la leyenda de Kakamucho, dirigida por Mark Koetsier y Chris Bailey, es una adaptación de la comedia de 1974 «Blazing Saddles» en la que para desestabilizar un pueblo en el lejano oeste y poder robar los terrenos de este lugar, colocan a un sheriff de color, que con ayuda del pueblo les hace cara a los gandallas, aquí la función la hace Hank, el perrito salchicha con bata amarilla, en un pueblo lleno de  gatos. 

Las voces en español corren a cargo de JuanPa Zurita cómo Hank, Karla Díaz como la gatita Miko y Faisy cómo el gato malvado Ikachu. 

Una película más de el inmenso repertorio del cine que nos muestra que la inclusión existe desde que éste se inventó. 

Añadir un comentario