El público que esperaba a la banda estelar con furor,  se hacía presente con los gritos de Porter, Porter, pero pasadas las diez de la noche el telón por fin se abría, para escuchar “Hombre Máquina”