A finales de la década de los ochenta y principios de los noventa la llegada del House a Europa, en específico en Francia, fue bien recibida. De forma consecuente surgiría un movimiento denominado French Touch, término que sería acuñado por uno de los primeros sellos discográficos de música electrónica en 1994 llamado Communications, fundado por