Pasar por el tamiz del celuloide una cruda realidad como lo es la descripción de un asesino serial es una tarea ardua para cualquier director.