ARCHIVOS CLANDESTINOS “De los días oscuros” Parte 2

Por Iván Moreno. 29 de septiembre 2020 Monterrey N.L. Después del éxito de esta segunda tocada con casi un lleno total en el Centro de Unión el Profe Hugo empieza a ser asediado por diferentes bandas pidiendo una oportunidad, el  ambiente era ideal para tocar ya que solo necesitabas el equipo mínimo para sonar “bien”, cosa que no sucedía en otros lugares además, en ocasiones se conectaba una cámara de vídeo que transmitía en vivo la cual proyectaba a las bandas tocando o a la misma raza haciendo el clásico “headbanging” o “slam” en su máxima expresión, como ya les comenté yo acudí a esta evento inicial como público y la verdad fue una experiencia super reveladora, ese tipo “hoyo Funky” era, en verdad, muy íntimo para eventos prácticamente clandestinos, te enterabas por los posters colocados sobre las avenidas Juárez y Cuauhtémoc, incluso se colocaban en los postes de manera en que desde el camión del transporte público pudieras verlos, así es como me enteraba yo, en aquellos años yo no trabajaba hice una pausa de 2 años para terminar la carrera entonces no tenía ni dinero ni vehículo, regresar a casa era un problema por lo cual no asistí a todas las tocadas iniciales, además también el proyecto de Coprofagia se iba madurando de manera que ETEC era una posibilidad viable para el debut pues el lugar habitual era Factores Mutuos que resultaba algo complejo acceder a un cartel por la demanda de bandas para hacerlo.

Después de la exitosa tocada de los “Quetzales” tocó el  turno de Fatal Narcosis un proyecto que lo integraban Jesús Guzmán “El Perro” en las vocales, Gerardo Moreno “Pato Bataca” (QEPD) en la batería y “Pato Fatal” en guitarra, esta tocada fue la de mayor concurrencia ya que el lugar estuvo a reventar y jamás se presentó tanta banda reunida en el ETEC como ese día inclusive el Profe Hugo pidió a los “Fatales” que terminaran antes ya que la escuela no contaba con permisos para estos eventos y los policías  ya estaba amenazando en detener a los que fuera saliendo del lugar, el cartel fue complementado con: Actos de Fe liderada por Antulio Dimas que radicaban por el rumbo de Guadalupe, Antrum Eticn del difunto Américo Veloz y también una banda de Saltillo llamada Sarcocelosis, al final del evento como anécdota Los Fatales cargaron al profe Hugo agradeciéndole porque era la primera vez que alguien les pagaba por un “tokin” ya que normalmente tocaban a cambio de unas cervezas como era la tradición hasta ese entonces.

Este punto es de suma relevancia ya que el ETEC con la anuencia del Ingeniero Eugenio y la coordinación del Profe Hugo, siempre respetó el dividir al 50% los ingresos de las entradas entre el artista que organizaba el evento y la escuela, normalmente Hugo hacia la taquilla sin necesidad de que alguien de la organización le pusiera marca personal, tal vez habría quien sí, pero la entrada era también espacio para socializar y de pasada aprovechar para hacer agenda, yo recuerdo muy bien un inicio de amistad en este formato de parte mía con Hugo y también con Lalo Jiménez “Masthema” amistades que afortunadamente conservo hasta hoy día.

Otro evento importante fue con Deus Mortis, justo el debut de Coprofagia un 15 de Marzo de 1992, por esas fechas nosotros ensayábamos y compartíamos equipo con ellos en casa de Dany López, historia que ya conté, entonces nos colamos en el cartel de su fecha que además tuvo a la banda Embalmer y ahí fue la presentación en sociedad de un proyecto que mutó a IRA y que sigue activo, posterior a este evento le solicité a Hugo una fecha para Coprofagia como cabeza de cartel es decir para ingresar la mitad de las entradas para la banda, la fecha exacta no la recuerdo pero fue en el mes de mayo de ese mismo 1992, además de poder tener un ingreso los eventos en el ETEC te permitían poder ser cabeza de cartel en tu segunda tocada, algo inaudito incluso en tiempos presentes. De ese show, del que recuerdo poco, el equipo nos lo prestaron los Deus Mortis y una amigo de ellos apodado “La Changa” también músico quien nos prestó el equipo para las voces, nos ganamos $600,000 pesos, claro de 1992 que como recordarán serían unos seiscientos pesos actuales y en valor nominal como 6 mil pesos, con ese dinero pagamos las portadas de nuestro primer demo; esas posibilidades brindaba ETEC, en verdad un apoyo invaluable, porque no había condiciones estrictas, el que organizaba armaba el cartel, ellos te hacían los posters en imprenta, los pegabas en los postes, llevabas el equipo que era básicamente lo mismo que usabas en el ensayo y por eso te llevabas un dinero muy útil para el desarrollo de tu banda, que en caso de Coprofagia o incluso de Deus Mortis sirvieron para publicar nuestros respectivos demos.

Un detalle importante a nivel personal fue que entre la tocada del debut en Marzo y la de cabeza de cartel en Mayo hubo cambio de bajista y aquí fue que entro a la banda mi hermano Adán Moreno, se puede decir que incluso el ETEC fue el causante de la entrada de Adán a la banda, dentro de las tocadas destacadas estuvo una con La Cripta que recién habían publicado su grabación, cuenta el Profe Hugo que esta fue la primera tocada donde se contó con el mejor equipo de sonido, al parecer por el aporte de Jorge “Zurdo” Saldaña y ellos permitieron el debut de Cirrosis (el proyecto de versiones de Heavy Metal Clásicas en las que estábamos las dos parejas de hermanos Alfredo y Lupe Ortiz, Iván y Adán Moreno y Rolando Cruz) ese día me convencí de la capacidad de Adán con su instrumento así que cuando hubo la necesidad lo llamé a Coprofagia, con 16 años apenas ya se notaba el potencial, sobre todo tenía mucho tesón y eso me gustó, ya con él había tenido una experiencia años previos en las que aún estaba en transición y era más un juego que algo para dedicarse, por lo cual este debut en ETEC fue la razón de Adán en Coprfagia/IRA.

En el ETEC también se vio el desarrollo y transformación de algunas bandas y del apoyo entre las mismas ya que se prestaban el equipo, micrófonos, cables, se hacían paros para tocar unos con otros, es decir no había envidias ni nada de eso y esto se transmitía a la raza que iba a disfrutar de estas tocadas ya que se formó una comunión  que no le fallaban a cada tocada que se presentaba aunque esta fuera de Heavy, Punk, Black, Thrash, Grindcore, etc. En esas fechas el seguidor aún no se volvía selectivo y disfrutaban de todo tipo de bandas, quizá porque existía el apetito de escuchar y disfrutar de una tocada donde nadie te molestara o porque simplemente era el lugar ideal para conectarte con alguien

Entre tantas bandas que llegaban a pedir oportunidad llegaron algunas como Wall Street que rendirían tributo a Led Zeppelin el cual a esa fecha resultó un éxito ya que era la primera ocasión que se organizaba un tributo a una banda, le seguiría Quetzalcóatl con el que al parecer fue su primer tributo a The Doors y que los marcó como la mejor banda en hacer un tributo de muy buena calidad en todos los aspectos en la ciudad

Después llegarían tocadas con bandas como Toxodeth, Deadly Dark, Flex Evil, Acacia, Exanime que ya eran bandas que contaban integrantes con historia en su curriculum y que seguirían acumulando el reconocimiento en la escena local. Otra que dejó huella fue la de Labei Ritual ya que era la primera banda de Black Metal formada por mujeres y además lidereada por una alumna del ETEC, Kristal Labei que ese día presentaron material original y algunos covers.

El Profe Hugo trataba de darle el apoyo a todas las bandas aunque no tuvieran equipo y la dinámica era incluir a estas bandas sin equipo con algunas que pudieran complementarse, la idea es que se proyectaran y jalaran más adeptos a conocer el ETEC tanto como escuela como un lugar para disfrutar una excelente tocada, otra anécdota es que la escuela nunca contó con permisos del municipio para organizar tocadas y en las ocasiones que llegó la policía o inspectores se logró evadirlos argumentando que era una evento organizado por los alumnos de cuarto semestre  que era para recaudar fondos para su graduación.

A los inicios de 1992 los vecinos del ETEC se quejaban por el desorden que hacían al terminar los eventos, algunos regaban la basura, otros que ya no aguantaban que se orinaran en las puertas de los negocios aledaños y esto provocó la postergación por un tiempo de las tocadas, pero regresarían después de algunos meses, a pesar de que solo se organizaron por 2 años en el ETEC estas fueron suficientes para dejar huella y marcar el camino de lo que después continuó por algún lugar del barrio antiguo

Al tiempo el ETEC se mudó de instalaciones cambiándose a la calle Padre Mier por el rumbo de La Purísima, ahí con Coprofagia alcanzamos a hacer un evento pero que ya no tuvo el mismo impacto en cuanto a asistencia, Hugo tenía la intención de hacer algo más grande y surgió la idea de organizar algo en Factores Mutuos, pero con bandas de “covers” que de alguna manera pudieran ser el gancho para acercar más público, seria con Cirrosis, además otra banda llamada Depresión que también ejecutaban versiones de rock clásico de forma magistral, Andrés Sáenz de Maligno/Genitalica tocaba la batería con ellos, y un par de bandas más, pero por desgracia la asistencia fue discreta y económicamente no resultó favorable.

Ahí queda la historia de un moldeador de la escena de Monterrey de principio de los años 90, que permitió muchos debuts y presentaciones memorables de muchas bandas que aún siguen o que quedaron en el camino dejando huella y antecedente para los años posteriores. Mil gracias a ETEC, al Ingeniero Eugenio Martínez (QEPD) que sin quererlo sentó precedente, a Hugo Pérez Donlucas porque él si queriendo propició que la Escuela Técnica en Electrónica y Computación y su Centro de Unión forme parte de muchas historias.

Añadir un comentario