ARCHIVOS CLANDESTINOS “Desde La Cripta hasta la Corrupción”

Por Ivan Moreno. 14 de julio 2020, Monterrey N.L.-A partir de esta entrega dejare de enumerar los capítulos, solo iré hablando de las bandas, sin embargo, cuando haya otro hilo conductor de varias historias lo volveré hacer, también quiero insistir que he estado en contacto con personas involucradas en estas historias y aun así he cometido algunas imprecisiones, evitaré más cometer  estos errores, pero también insisto en que el 75% de lo escrito sale de mis recuerdos.

En esta historia le haré justicia a dos bandas que he utilizado solo como hilo conductor y que merece la pena mencionar con un poco mas de amplitud, uno de los propósitos, además de saber cuál es la banda más representativa del metal de Nuevo León, es reconocer a personas o bandas que hayan allanado el camino a la escena representativa de nuestra ciudad Monterrey, en el caso de quienes escribiré hay personajes determinantes en este rubro.

La Cripta es una banda que he mencionado en repetidas ocasiones y de la cual forme parte en 1987 para un solo show y entre 1989 y 1990 participé de forma esporádica, sus orígenes se remontan a 1985 cuando Mario Rodríguez (guitarra) y Xardiel Padilla (batería), ambos estudiantes de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UANL, le dieron continuidad a un embrión de grupo que Mario y otros amigos suyos tenían desde la primera época de La Pared (lugar de conciertos del cual ya he hablado en entregas anteriores), en sus primeros años La Cripta registró muchos cambios de integrantes, entre las precarias condiciones de la escena local de entonces como la falta de equipo adecuado, de lugares apropiados para ensayar y escasez de tocadas entre muchas otras cosas. Mario y Xardiel fueron tercos hasta que entre 1989 y 1990 se consolida la alineación con Héctor Guerrero en la guitarra quien había entrado y salido de la banda en varias ocasiones, Fernando Navarro en otra guitarra y Ángel Lozano como cantante. Destacando que eran tres guitarristas que se turnaban el bajo según la canción.

Aunque la mayoría del repertorio de La Cripta era de covers de Metallica, Iron Maiden, Ángeles del Infierno, Luzbel, siempre hubo canciones originales escritas principalmente por Mario y Xardiel, pero raras veces se tocaron. Fue hasta consolidar la formación «clásica» que el grupo le empieza a dar prioridad al material original, con aportaciones de todos los integrantes. La Cripta empieza a tocar con bastante frecuencia en todo tipo de lugares, incluso en el Penal del Topo Chico.

A mediados de 1991 el grupo graba su único material en estudio auto titulado que contenía ocho canciones todas compuestas y escritas por la banda, editado en formato de cassette en el año 1992 como una producción independiente. Como detalle a destacar el ingeniero de grabación fue Jano, guitarrista veterano muy conocido entre la vieja guardia del rock local.

Para cuando fue presentado, Xardiel ya no estaba en La Cripta se había ido a estudiar un curso de periodismo a Los Ángeles, California (EUA) su reemplazo fue Salvador Villarreal, mientras que Héctor decidió salirse por motivos personales, sin ser reemplazado. Ellos dos formarían más tarde Rabietta (historia reservada para futuras entregas). La Cripta siguió como cuarteto aproximadamente un año más, probablemente sus últimas presentaciones fueron en 1993 o 1994, y desde entonces sólo de manera muy ocasional han vuelto a tocar. Sin embargo es muy justo mencionar la relevancia de esta banda que defendió un heavy metal cantado en español con letras que hablaban desde lo urbano, de la vida de alguien aficionado al rock hasta temas inspirado en libros e historia, además dos personajes determinantes en el desarrollo del rock de Monterrey, por un lado Héctor Guerrero quien desde muy joven se ha dedicado a la docencia en materia de guitarra, un porcentaje grande de músicos de Monterrey y su área conurbada desde los años 90 hemos sido sus alumnos y por su parte Xardiel Padilla en el desarrollo de su profesión como periodista también sentó un precedente en la ciudad, su columna “Reporte Sónico” publicado en la sección de espectáculos del famoso periódico El Norte fue por muchos años nuestra cartelera de eventos tanto locales como internacionales, además de otros ejercicios de periodismo musical como la revista “Lengua” y  el periódico «La Rocka”. Con toda certeza refiero lo relevante de su trabajo y sin éste mucho de lo que hoy existe no sería tangible, vaya desde estas líneas les envío mi reconocimiento y agradecimiento por ser impulsores de tantas historias. Aprovecho para agradecer a Xardiel por apoyarme en datos utilizados en esta columna.

También me referí a mi primer banda personal llamada Corrupción, aunque mi compañero de muchos años en IRA Rolando Cruz me proporcionó datos de la banda cuando yo ya me había salido también busque a Rodolfo Padrón quien fue bajista y me compartió algo de historia muy relevante al respecto, recordarán que les había dicho que ellos habían generado una amistad con Toxodeth, bien, pues Rodolfo tuvo una participación importante con ellos como músico no acreditada que confirma ese vínculo. Rodolfo y yo nos conocimos en la escuela en el sistema abierto de la Preparatoria 3 de la UANL, un compañero me lo presentó cuando le dije que buscaba músicos para una banda, este amigo le apodaba “el Malmsteen” porque escuchaba música de guitarristas virtuosos, pero Rodolfo tocaba el bajo, le platiqué de la idea y acepto además hubo química con los otros integrantes Rolando Cruz e Izef García, recuerden que nuestra primer opción para la batería era Joel Leal quien nos rechazó pues iniciaba un proyecto llamado Mortuary, por cierto ante la ausencia de prospecto para los tambores Xardiel Padilla fue el baterista en nuestra tocada debut, no recuerdo cómo fue que entro, es decir, si fue porque nosotros le dijimos o porque él se ofreció, pero para efectos prácticos hizo realidad el proyecto.

Como también ya les conté solo hice con ellos dos shows, el del debut en junio de 1988 en Factores Mutuos y en octubre del mismo año en un teatro de una central obrera que fue a beneficio de las víctimas del “Huracán Gilberto”,  ambos eventos organizador por La Pared, pero a mi salida ellos continuaron con la banda, la voz quedó a cargo de Alberto Barrientos “Pirul” quien nunca había cantado en una banda, pero que tenía buena actitud más en la línea hardcore/punk, por cierto los muchachos querían una línea temática de Corrupción más en el rollo anti político y esta actitud cuadraba perfecto, Javier Rey en la batería quien tampoco había tenido participación en una banda previamente y sus gustos musicales estaban más en la línea del rock clásico de los setentas y el progresivo, con Javier, apodado “Schemier”, hice el segundo show de la banda, pero sin haber ensayado juntos. Esta variedad en preferencia musicales de Alberto y Javier llegaron a complementar la línea “speed metal” que ya tenían trabajada Rodolfo, Rolando e Izef con miras a grabar un demo con canciones propias.

La participación de Rodolfo con Toxodeth le permitió conocer un estudio de grabación ubicado en la colonia Moderna de Monterrey para hacer un demo de Corrupción, mismo estudio donde grabaron Toxodeth y Necrophiliac, grabación realizada por el ingeniero Alfredo Martínez y financiada por la banda grabando dos temas, uno titulado “Óxido y Represión” y “RNA” que era instrumental.

De las actuaciones relevantes están aquella ya mencionada como abridores de El Tri en la plaza de toros Monumental Monterrey, Rodolfo agrega a esta historia las complicaciones técnicas pues la banda tenía asignado un horario de prueba de sonido, pero se presentó una fuerte lluvia y la plaza aunque estaba techada pues filtraba por todos lados y la prueba fue suspendida, fue tal la cantidad de agua que se tuvo que apagar el equipo e incluso voltear monitores para evitar que se dañaran, ellos eran los encargados de iniciar y llegado el momento  el equipo recién prendido tocaron sin escuchar nada sobre la tarima, yo fui a ese concierto y sí recuerdo gran parte de su show con muy mala calidad de sonido, además históricamente ser abridor de “El Tri” resultaba algo más que peligroso y a eso le sumamos las dificultades técnicas, pero creo que salieron airosos.

Posteriormente Javier Rey deja la batería de Corrupción y en su lugar ingresa Alberto Vela de Toxodeth, con él realizan un demo casero con un sonido mas crudo y agresivo, desafortunadamente ninguna de las dos grabaciones fueron editadas lo cual fue una verdadera lástima. Al poco tiempo tanto Rodolfo como Rolando e Izef empiezan a buscar trabajo dentro de la música, pero por desgracia en esos días solo lo encontrabas en bandas versátiles de bodas o de bares y Corrupción llegó a su fin.

Destacar que los tres antes mencionados aún continúan como músicos en activo, Rodolfo Padrón por lo menos más de 25 años ininterrumpidos en esta línea descrita de bandas de fiestas y antros, tuvo una participación en Conspiración junto al maestro Oscar “Zensei” González recientemente fallecido por mencionar alguna de sus actividades; Izef García formó parte de Acarnienses una banda de rock en español de fina manufactura en la que participaba Iván Tamez (Warning, Gígur, Maligno), Rosso (Plastilina Mosh) y “Mopry” (perdón no recuerdo su nombre) reconocido representante de bandas de Monterrey, la banda también tiene su historia importante, pero no en el metal, además de ser un excelente guitarrista de Jazz y músico de sesión, por un tiempo vivió en Puerto Vallarta; Rolando Cruz sigue hasta el día de hoy combinando su carrera dentro de la docencia musical con sus proyectos musicales, él sí siguió línea en el metal pues además de Corrupción participa en Corpofagia e IRA, también lidera su creciente proyecto de jazz “Ictus Cuarteto”.

Seguirán desfilando más “próceres” del metal de Monterrey, aún queda tela para cortar y poder llegar a la verdad…¿quién es la banda más representativa del metal de Monterrey?…nos vemos en la siguiente.

 

 

 

Añadir un comentario