Doblemente embarazada. Enredos “a la mexicana”


Doblemente embarazada. Enredos “a la mexicana”

Por Vicente Guerrero, Monterrey Nuevo León, 20 de diciembre de 2019.- Ver a Maite Perroni hacerla de empresaria repostera viviendo con su novio con el que está a punto de casarse, que se va de parranda y en su despedida de soltera reencuentra a su ex, llegan a la cama y al final queda embarazada, es sin duda garantía de risas.

Este es apenas el punto de partida de la trama de “Doblemente embarazada”, del director Koko Stambuk, que presume estar basada en un hecho real.

Perroni comparte créditos con Gustavo Egelhaaf, su pareja en la pantalla y Matías Novoa, quien hace el papel del ex novio con quien pasa una aventura amorosa, ¡la misma noche en que tuvo sexo con su futuro marido!.
Esa parte técnica sobre el cómo es posible quedar “doblemente embarazada”, se explica someramente en la cinta y es quizá el meollo del asunto de esta película que se suma a la lista de producciones  mexicanas de comedia.
El retrato que hace Stambuk de la realidad de este trío es delicioso, pues ofrece un panorama distinto al que pudiera darse al interior de un círculo de jóvenes del nuevo milenio.
Resalta en la pantalla el interés de Stambuk de pintar el panorama literalmente, de colores chillantes, como llena de matices es la situación por la que pasan estos tres personajes, ¡ella está embarazada y no sabe quién es el padre de la criatura!
¿Dijimos trío? En realidad, son cuatro los personajes principales, si contamos a Verónica Jaspeado, en el papel de la mejor amiga y socia de Perroni, una alocada mujer con la que algunas espectadoras se pueden identificar por tratarse de un ser libre y sin prejuicios.
Plantear este tipo de realidad en pantalla grande tiene toda una intención antropológica, velada, si se quiere ver así, pero resulta todo un ejercicio sociológico sobre la paternidad, la independencia y la vida misma.

Añadir un comentario