“Suicide Silence y Revocation: death técnico, deathcore, ¿y death-tacore?”

Fernando Santana. Sábado 16 de noviembre, Monterrey, Nuevo León.

Una muy buena asistencia registró el concierto de Suicide Silence y Revocation en el Café Iguana de la ciudad de Monterrey este viernes 15 de noviembre.

Los encargados de abrir fueron All Misery de Durango, alrededor de las 9:30. Ellos ejecutan un deathcore muy denso que fue muy bien recibido por el público regio.

En esta ocasión el tiempo de espera entre las bandas fue mayor de lo habitual y casi media hora después de All Misery siguió Revocation, banda de Boston que desplegó un death metal muy técnico que consiguió dejar al respetable con la boca abierta con su muestra de virtuosismo y  ponerlos a hacer headbanging ya que su música es compleja y al mismo tiempo directa. Revocation sonó increíble, como hacía mucho no escuchaba a un grupo sonar en vivo, tal vez por eso el tiempo de espera: todo sonó súper nítido, sobresaliendo el trabajo en las guitarras, lleno de diferentes capas y niveles que dan profundidad y agrega dimensiones a su música. ¿Y ya hablé del sobresaliente timbre de la guitarra de Dave Davidson y su feeling? Sólo tengo elogios para esta banda y no puedo creer que no la conocía.

Pasó una hora después de Revocation, y a las 12 de la noche, Suicide Silence salieron ante su público, en el que se aprecia el factor generacional: la mayoría no supera los 25 años. La banda salió y justificó porqué es de los favoritos de un gran sector de los amantes de la música pesada dando un show llenó de convicción y dejando todo el sudor en el escenario. El vocalista Eddie Hermida entre canción y canción caminaba como león enjaulado de un lado a otro, ansioso por continuar y a punto de explotar y lo hacía, cada que comenzaba la siguiente canción, mientras era flanqueado por sus compañeros de banda que no dudaban en atacar con todo a sus instrumentos y al público, que respondió con mucha fuerza sobre todo en temas como “Fuck Everything” y “Sacred Words” que fueron de las más coreadas. Entre tema y tema Eddie habló en español y al presentar “O.C.D.” (que quiere decir Desorden Obsesivo Compulsivo) dijo “cuando piensen algo malo, que haya algo malo en su mente, siempre deben buscar ayuda”. Después, ya a la 1 a.m., siguió “Hold Me Up, Hold Me Down” y la banda se despidió sólo para que la gente gritara el “¡otra!, ¡otra!” y regresar rápidamente al escenario. Fue entonces cuando Eddie bromeó diciendo que nos daría un “tip profesional”: “si alguna vez van a dar un concierto no se coman cinco tacos antes” y después presentó “Feel Alive” que vendrá en su próximo álbum “Become The Hunter” y continuó bromeando diciendo que podía ser un regalo de San Valentín ya que saldrá el 14 de febrero. De muy buen humor se veía el vocalista y toda la banda. Y bueno, faltaba un tema, su himno “You Only Live Once” que por supuesto puso al lugar de cabeza y fue muy coreado. Así a la 1:10 a.m. Suicide Silence daba fin a su presentación que llenó de deathcore al Café Iguana y dejó muy satisfechos a sus seguidores.

¡Pinche Metal!

 

Añadir un comentario