¡Dragonfly: buen rollo y power metal!

Por Fernando Santana.

9 de noviembre de 2019, Monterrey, Nuevo León.

Fue el Café Iguana el escenario que albergó a la banda española Dragonfly este viernes nueve de noviembre. El motivo de la gira: la promoción de su más reciente álbum “Zeitgeist”, que acaba de salir el 25 de octubre. 

Que manera de abrir la noche, los encargados de hacerlo fueron los regios de Quimera quienes practican un heavy metal de primer nivel con canciones para cantar con el puño en alto, llenas de melodías a dos guitarras y la potente y cautivante voz de Brianda Dávila. No recuerdo la vez anterior que disfruté tanto a una banda abridora. Quimera dieron un show lleno de energía y entusiasmo. 

Después, a las once de la noche, Érinys subió al escenario y desplegaron su power metal de muy buena factura con erupciones de riffs salvajes y afilados. En esta ocasión la asistencia del público fue menor a la de los últimos conciertos de metal en el Iguana, pero el público no fue menos entusiasta: coreaban, gritaban y cantaban las canciones, hasta las de ambas bandas abridoras, que se nota que ya tienen una base de fans. 

Fue a las doce de la noche que los españoles se apoderaron del escenario y comenzaron su presentación con los dos primeros temas de “Zeitgeist”, su nuevo álbum: “El Guardián del  Tiempo” y “Estrella Fugaz”. El grupo fue muy bien recibido por los fans y ellos siempre se mostraron entusiastas y agradecidos con la gente. 

 Llevaba ya media hora Dragonfly en el escenario cuando el vocalista Pablo Solano presentó la siguiente canción diciendo “esta es siempre de las más coreadas” para empezar con “Ángeles con una Sola Ala” y sí: la gente respondió coreándola fuertemente y el cantante mostró su aprobación y agradecimiento con los pulgares arriba. 

Después continuaron con “Siente” que Pablo introdujo diciendo “la siguiente canción busca inspirar positividad y buen rollo” y creo que esa intensión está siempre presente en la ideología de Dragonfly, en sus letras, su mensaje y su actitud. 

Era el momento entonces de una balada, dedicada al planeta y al daño causado por la inconsciencia y egoísmo de la humanidad: “Mil Lágrimas”, que fue súper coreada por el público. Después el grupo pisó el acelerador y nos bombardeo con temas más potentes y rápidos como “Mares de Sueños” y “Tu Luz Mi Destino”, también cantados fuertemente por los asistentes, igual que el medio tiempo baladesco “Regresa a Mí”.

El reloj marcaba la una con diez de la madrugada y Dragonfly se aproximaba a la recta final de su recital. La canción “Alter Ego” fue la escogida como el primer single del nuevo álbum, y eso fue por una razón: el tema es aplastante y lo constatamos en vivo. “Esta es para los que aun creemos en el amor”, dijo el vocalista, y tocaron “Esclavo de tu Amor”, de su segundo disco “Alma Irae”.

Dragonfly se despidió con su canción más pedida “Todo Depende de Ti” que fue también la más coreada, había gente brincando de la emoción cuando la tocaron, y se respiraba un ambiente de hermandad y camaradería en el lugar. 

Eran ya la 1:45 de la mañana y la gente pedía más, sin embargo las cortinas se tuvieron que cerrar y, literalmente, Juanba detuvo una de las cortinas y pidió que no las cerraran aun, para poder despedirse de la gente y tomar una foto de la banda en la que se viera el público.

Dragonfly se despidió también con muy buen rollo: pusieron la canción “Always Look on the Bright Side of Life” (la misma que usa Iron Maiden) haciendo un pequeño baile en el escenario, para después decir adiós. 

Un concierto lleno de energía y diversión.

¡Pinche Metal!

  

Añadir un comentario