Zenobia en Monterrey

Por Fernando Santana 27 de Septiembre 2019 Monterrey N.L.

 

“¡Cuando no veas la salida, siempre puede ir peor

y no importa lo que digan, sigue tu corazón

sólo escucha heavy metal, esa es la religión

no hay mal que por bien no venga, no!

Vamos tú y yo a olvidar los problemas, brindemos por una canción 

deja pasar esta noche las penas, mañana irá mucho mejor”.

Brindemos por una canción de Alma de Fuego ll, el último álbum de estudio de Zenobia, sirve para describir cómo fue el ambiente en el concierto de los españoles este pasado jueves 26 de septiembre en Monterrey.

El Café Iguana fue el recinto en el que se vivió el heavy metal a toda potencia y la comunión entre Zenobia y sus fans. 

Pero comencemos por el principio, la banda encargada de abrir fue Omega Anima, una banda de casa que toca metal sinfónico. Omega Anima tiene la calidad para trascender, existe un gran público para el metal sinfónico y ellos poseen la musicalidad, las canciones y el manejo del escenario, además del carisma y la voz de Pamela Jasso, quien transmite la pasión con la que disfruta de la música con sus movimientos y bailes en el escenario.

Después de una breve pausa Zenobia tomó el escenario con toda la actitud, como lo dicta el buen heavy metal. La banda deleitó a su público con clásicos de toda su discografía tales como Ícaro, Armageddon y Una de Piratas, junto con varios temas de su más reciente álbum como Ángel Negro, Mi Destino y Brindemos por una Canción y la gente no hizo distinción entre temas viejos y nuevos y los coreó todos por igual, como los himnos que son.

Zenobia es uno de esos grupos cuyo eje principal es la mancuerna entre guitarrista (Víctor De Andrés) y vocalista (Jorge Berceo). Dicha mancuerna es sobresaliente y protagónica, ambos dominando plenamente su arte. De Andrés es un virtuoso, un guitar hero y un showman. Se para sobre los monitores con una actitud de inmensa seguridad en sí mismo, casi arrogante, pero no chocante, muchas veces casi robándose todos los reflectores. ¿Pero qué es de una imagen si no existe el talento que la respalde y justifique?, muchas veces es algo vacío que aburre pronto… sin embargo el guitarrista lo tiene todo: un enorme talento y esa imagen que es como una mezcla de Jack Sparrow, Rob Zombie y vaquero moderno. Es fondo y forma. Y es Jorge Berceo el único que impide que el divertido y virtuoso guitarrista se robe toda la atención… su potente voz, qué es uno de los principales sellos distintivos de Zenobia, y su excelente desempeño como frontman conectando en todo momento con el público es un contrapeso para la figura del guitarrista y, como ambos están del mismo lado, crean un balance y una poderosa mancuerna.

La presentación de Zenobia estuvo compuesta por variados temas tanto musicalmente como también en sus letras que abarcan desde la mitología hasta el amor pasando por el estilo de vida heavy metal y la denuncia social… y los temas fueron descargados uno tras otro como bombas en el público, para dar final con Lo Llevo en la Sangre, que la gente coreo religiosamente. Una presentación explosiva.

Cabe mencionar que la banda Savanth era una de las encargadas de abrir el evento, pero la carretera les jugó una mala pasada en el camino de su natal San Luis Potosí hacia Monterrey, lo que les impidió llegar a la hora programada, sin embargo tuvieron la oportunidad de tocar un tema después de Zenobia. Mejor suerte para la próxima. 

“Cuando creas estar perdido, busca una solución

llama a todos tus colegas,

compra litros de alcohol

ven y escucha heavy metal,

esa es la salvación

no hay mal que por bien no venga, ¡no!”.

Brindemos por una canción… o por muchas… ¡brindemos por Zenobia!

Añadir un comentario