CONCIERTO DE ENFORCER Y WARBRINGER EN EL MUSICANTRO.

Por:Fernando Santana.

La intensidad es una característica intrínseca del heavy metal… o al menos así debería de ser porqué, por alguna razón, muchas veces vemos a grupos que parece que no poseen la convicción suficiente, esa intensidad. Es por eso que la experiencia de presenciar a grupos de metal tocando con toda la actitud, convicción y pasión es inigualable y, afortunadamente, justo eso es lo que experimentamos los presentes en el concierto de Enforcer y Warbringer este viernes 30 de agosto en el Musicantro del centro de Monterrey.

Resultan interesantes los paralelismos entre Enforcer y Warbringer (de Suecia y Estados Unidos, respectivamente): los miembros de ambas bandas nacieron a mediados de los ochenta y fundaron sus bandas en el 2004. Ambas agrupaciones formaron parte de movimientos de una especie de renacimiento del heavy metal y del thrash. Enforcer y Warbringer comenzaron con ese fuego de la juventud que siempre está ligado al heavy metal y ninguna de las dos bandas lo ha perdido.

Como casi siempre pasa en los movimientos dentro del metal cuando un subgénero se vuelve tendencia aparecen demasiadas bandas que muchas veces no tienen nada que ofrecer y, como siempre pasa también, son los grupos que son verdaderamente buenos los que sobreviven… ¿cuántas bandas jóvenes de heavy metal de la llamada NWOTHM (New Wave Of Traditional Heavy Metal) y de ese revival del thrash de principios de los 2000s surgieron y cuántas se han mantenido vigentes y relevantes?

Recuerdo haber ido a conciertos de Warbringer y de Fueled By Fire hace aproximadamente 10 años en la ciudad de Mexicali, Baja California, cuando ambas bandas comenzaban y ahora en el 2019 estas letras tratan sobre Warbringer, pero tuve que revisar en Internet si Fueled By Fire aún están activos (aparentemente sí lo están).

Y bien, aunque este ejercicio de ver los paralelismos entre ambos grupos es interesante, suficiente de ello… ¿cómo estuvo entonces el concierto de Warbringer y Enforcer en Monterrey?

Los encargados de abrir fueron los grupos Arti-K, SilentEnd y Oversteel. Después llegó el turno de Warbringer que nos dieron una cátedra de thrash metal lleno de energía y actitud. No es difícil ver a este grupo tomando el lugar de Overkill y Testament, cuando los grandes se tengan que retirar, en gran parte porqué Warbringer ofrece algo original y explora nuevos territorios y su intención no es sonar “retro”. Los de Los Ángeles fueron muy bien recibidos por el público y hasta tocaron una canción nueva la cual conectó inmediatamente con los asistentes que reaccionaron con euforia, headbanging y mosh… lo que significa sacarse un 10 cuando se habla de thrash metal.

Después llegó el turno de Enforcer, la banda estelar, que abrieron su presentación con un tema en español, “Muere Por El Diablo”, de su álbum Zenit Sol Negro que es una versión de su más reciente álbum, pero completamente en español lo cual habla de lo importante que ha sido para ellos el mercado latinoamericano. Enforcer ha conseguido crear varios temas que podrían considerarse hits en el underground: canciones poderosas con mucho gancho las cuales fueron todas tocadas esa noche, además de las canciones del nuevo álbum de las cuales tocaron tres en español junto con temas como “Sail On” que no conectó muy bien con los asistentes ya que en general el nuevo álbum marca un cambio deliberado en su sonido conteniendo canciones más experimentales y dejando de lado la velocidad, uno de los elementos gracias al cual consiguieron en gran parte su base de fans… por lo cual es lógico que la audiencia fanática del speed metal se muestre tibia ante los temas menos rápidos y más experimentales, sin embargo, el setlist estuvo muy bien balanceado entre esos temas rápidos que son gemas del Speed metal y los temas nuevos por lo que el ambiente en general se mantuvo emocionante.

En resumen: una excelente noche de metal lleno de fuego, intensidad y pasión, ¡como debe ser!

!Pinche METAL!

 

 

 

Añadir un comentario