X-Men: Dark Phoenix. Acción y más acción

 

Por Vicente Guerrero

X-Men: Dark Phoenix

Año: 2019

Duración: 116 min.

PaísEstados Unidos : Estados Unidos

Dirección: Simon Kinberg

Guion: Simon Kinberg (Historia: John Byrne, Chris Claremont, Dave Cockrum. Cómic: Jack Kirby, Stan Lee)

Música: Hans Zimmer

Fotografía: Mauro Fiore

Reparto :Sophie Turner, James McAvoy, Michael Fassbender, Jennifer Lawrence,Jessica Chastain, Nicholas Hoult, Tye Sheridan, Alexandra Shipp,Kodi Smit-McPhee, Evan Peters, Scott Shepherd, Ato Essandoh,Brian d’Arcy James, Summer Fontana, Hannah Emily Anderson

Productora: 20th Century Fox Film Corporation / Bad Hat Harry Productions / Donners’ Company

Género: Ciencia ficciónAcción | SuperhéroesCómicMarvel ComicsAños 70Años 90.ExtraterrestresSecuela

 

Monterrey, Nuevo León, 5 de junio de 2019.-

Imaginar que la saga de los X-Men vire y deje al descubierto la necesidad de dar mayor protagonismo a las mujeres, no es tan descabellado luego de ver “X-Men: Dark Phoenix”.

Independientemente de las críticas que hasta ahora ha obtenido la última de las películas de la franquicia de los mutantes, la historia revela una intención de sus realizadores en hacer que la mujer tome un rol más relevante en el universo X-Men.

Vemos a Sophie Turner convertirse en la todopoderosa Fénix Oscura, un ser que tiene todos los poderes posibles, tan potente, vulnerable y al mismo tiempo misericordiosa con la familia que la acogió desde pequeña, que la idea de ver a mujeres asumiendo el rol principal de las cintas siguientes no resulta tan descabellada.

Las caras de quienes asistimos a la función especial no fueron de desagrado, al contrario, agradecieron la invitación, y en general, el buen sabor que deja apreciar la cinta se dejó sentir la noche de la proyección.

Y es que tras 114 minutos de ver sobre la pantalla el desarrollo de los personajes, sus anécdotas, las relaciones entre unos y otros, dan a entender que en las siguientes historias lo femenino podría ser tomado más en cuenta.

Simon Kinberg se encargó de dejar claro el poderío de Jane Grey, quien en el relato forma parte de una misión aeroespacial, en la que buscan rescatar de la muerte a una tripulación de humanos. Jane pone a prueba sus capacidades a un grado máximo y casi la pone en riesgo de morir, pero también es receptora de un poder inimaginable.

En dicho episodio, Jane adquiere una fuerza brutal que luego la pondrá contra la pared, pues no sabe controlarla, y ello afecta a aquellas personas – el resto de los mutantes en la cinta – que más quiere.

Parece ser que los X-Men se enfrentan ahora a su máximo rival: uno de ellos, y entran en controversia para ver la manera de detener su poder, pues está en peligro la humanidad entera.

Técnicamente, la película es una delicia, pues gustará mucho a los que han esperado por esta nueva entrega, tanto por sus efectos, como por la edición del filme. Disfrutarla en IMAX debe ser un plus, seguramente. La disfrutamos en una sala grande, donde, además, el sonido estuvo de perlas, aunque hubo momentos en que el volumen fue demasiado alto.

Hay quien entra en discusiones eternas sobre la decisión de no incluir a Hugh Jackman con su formidable Wolverine, pero honestamente no fue tan necesario en esta ocasión. La película se centra en Jane Grey y sus esfuerzos por sosegarse física e intelectualmente a sí misma.

Aparecen Jennifer Lawrence como Raven, James McAvoy como Charles Xavier, Michael Fassbender como Magneto, Nicholas Hoult como Hank, Tye Sheridan como Ciclope, Alexandra Shipp como Storm y Jessica Chastain como Vuk.

La invitación es a verla y dejarse atrapar con la historia y sus personajes, pues indudablemente es todo un espectáculo del cine hollywoodense.

 

Añadir un comentario