Roger Waters/ Un concierto memorable e histórico.

Por: Norma Rangel
El día de ayer en la Arena Monterrey se vivió uno de los conciertos más esperados del año ya que a la ciudad llegó una de las estrellas principales de la legendaria banda británica Pink Floyd, hablamos de Roger Waters.

Desde meses atrás la fecha 8 diciembre se marcaba en la historia de nuestra ciudad ya que los organizadores hacían publico que la fecha ya era  “sold out”, pero para la fortuna de muchos se abría una segunda fecha: el 9 de diciembre.

10, 200 asistentes,  fue la cifra oficial del evento, todos cantando ensordecedoramente casi todo el concierto que duro al rededor de dos horas.

A las 9:30 pm, en una pantalla enorme que proyectaba a una mujer observando el mar, mientras se escuchaba el inicio del tema  “Speak to me” arribaba al escenario el famoso compositor, bajista, cantante y guitarrista,  con un atuendo sencillo que lo caracteriza, pantalón negro de mezclilla y playera negra, subiendo también dos coristas y 6 músicos que lo acompañaban, mientras los visuales seguían al ritmo del tema, “One of these days” donde de forma majestuosa, la batería hacia su trabajo. Los relojes se hacían visibles en la led era el momento de escuchar “Time” tema que sin duda remontaba a la nostalgia, “The great gig in the sky” fue el tema en el que se lucia la impresionante voz de las dos coristas acompañadas de los teclados y los sonidos tenues del resto de los instrumentos, sin duda hicieron de este tema un deleite. “Welcome to the machine” en este tema  Roger Waters comenzó a disfrutar más de su público y el público  disfrutaba de los cintetizadores que predominan en el tema, alentando  a que todos gritaran al son de sus manos, moviéndose por todo el escenario.  

Llegó el momento de tomar su guitarra electroacústica con el tema “Deja vu”. En el tema “The last refugee” era acompañado de un vídeo de una bailarina, “Picture that” y “Wish you were here” preparaban camino para uno de los momentos cumbres del show “The Happiest Days of our live- Another brick in the wall” donde 12 niños aparecieron en el escenario con trajes de reos color naranja y capuchas negras, todos al frente mientras sonaba el tema,  cuando llegó el momento de que ellos alzaran la voz retiraron las capuchas que les cubría el rostro y arrancaron su traje, relucía una playera que decía “Resiste” toda una metáfora de lo que aún sigue sucediendo en muchas aulas del mundo.

“We don’t need no education

We dont need no thought control

No dark sarcasm in the classroom

Teachers leave them kids alone

Hey! Teachers! Leave them kids alone!

All in all it’s just another brick in the wall

All in all you’re just another brick in the wall”.

Un espacio de diez minutos se dio de intermedio para continuar con la siguiente parte de este evento,  mientras se proyectaban imágenes de apoyo donde la palabra clave seguía siendo “resiste”.

Pero ¿Por qué Resistir?  Se escuchó un gran  estruendo y comenzó a bajar del centro de la Arena Monterrey una enorme plataforma que desplegaba cuatro chimeneas hacia arriba y hacia abajo, cuatro enormes pantallas que casi ocupaban todo el recinto de lado a lado y el famoso cerdo color rosa colgando de dos de las chimeneas, momento en que todo mundo eufórico gritó, así iniciaba “Dogs” ya no parecía que estabas en un concierto, parecía que estabas dentro de una enorme caja de realidad virtual. “Pigs” también sorprendió al casi finalizar este tema Roger Waters y sus músicos  portaron máscaras de cerdos, todos brindando gustosos y despreocupados, mientras él caminaba por el escenario levanto un letrero que decía “Pigs rule the world” se retiró la máscara y tomo otro letrero que decía “fuck the pigs” mientras lo ovacionaban, se sirvió una copa la degustó y la arrojó al público, que felices se tomaban fotos con la copa. “Money” es una visible crítica a Trump ya que mientras este tema sonaba las pantallas proyectaban infinidad de imágenes con el rostro del señor, un bebé con cara de Trump, un cerdo con cara de Trump, entre otras, mientras esto sucedía un enorme cerdo inflable recorría todo el recinto con un mensaje muy claro “Sean Humanos”.

“Us and them” “Smell the roses” “Brain damage” “Eclipse” “Comfortably numb” fueron los temas con los que finalizó la primera presentación que tuvo este excelente y virtuoso artista, en nuestra ciudad.

Un concierto memorable e histórico.

Añadir un comentario