Los Uruguayos La Rompen En Tierras Regias

Antes de que los uruguayos encendieran el recinto, la agrupación regia Círculos de Nada, que para nada son unos improvisados, fueron los encargados de calentar motores bajo el mando de Jesús Alanís (voz y guitarra). Esta banda para quienes aún no los ubican, tiene su origen entre 1997 y 1999, los integrantes provocaron la atención del público, cosa difícil cuando se trata de actos de apertura, su música es una mezcla de percusiones, metales y rock enérgico y guapachoso, salieron a escena a las 9:45 p. m. para terminar su presentación a las 10:15 p. m., media hora de una banda que merece y mucho asomarnos a su propuesta de sonoridad.

A las 10:50 p. m. empezaron a sonar las alarmas con los uruguayos, ante los 1200 fans que ya esperaban con ansias a la banda, “El mundo me comió a mi” abrió el fuego en una noche que prometía ser inolvidable, le siguieron algunos clásicos tales como “Destierro”, “Vacío” y “El error”, Emiliano (voz de la banda) Denis, Gonzalo, Guzmán y demás cómplices hicieron suyo el escenario en un recital tan íntimo como incendiario, eso hace diferentes a los uruguayos, su público es entrega total y corean sus canciones de principio a fin, en el lugar ser creyente era la regla, no la excepción. Cabe decir que Ntvg no abandona la ciudad desde el 2013 cuando se presentaron en el extinto Fut Rock, su presencia en tierra regia ha dejado huella desde entonces en festivales como El Machaca Fest y El Pa´l Norte, así como en el Vive Latino y sus presentaciones en el Café Iguana, dieron un repaso por sus más emblemáticas canciones tales como “A las nueve”, “Para cuando me muera”, “Pégame más fuerte” y “Rata”; otorgaron el momento intimista y melancólico con “Clara”, “Memorias del olvido” y “Ese maldito momento”.

Emiliano en el transcurso del concierto no dejó de agradecer a los regios su entrega, comentó que es Monterrey ya una de sus ciudades favoritas. El rock enérgico, contagioso y lleno de metales sincronizados, hicieron eco en una afluencia ávida de desahogo de un mundo caótico, “Paranoia” fue una canción especial, ya que la unió a un pequeño fragmento de “Esa noche” (de café Tacuba), después siguieron “Tan lejos”, “Ya no hay dolor”, “Contra el viento”, “Fuera de control” y “El camino”, canciones que fueron las excusa perfecta para que se formaran olas de fans en éxtasis al más puro estilo que nos tienen acostumbrados, “¡No te va, No te va, Noooo te va gustar!”, era el grito de guerra, dejando mudo por un momento a Emiliano y compañía, se acercaba el momento del final. “Prendido fuego”, “Pensar” y “No era cierto” clausuraban una velada única llena de cánticos y euforia, no sin antes prometer que volverán a una de sus ciudades favoritas, atrás quedó aquella primera presentación en el Café Iguana en el que muy pocos coreamos sus canciones, hoy NTVG en Monterrey es autoridad, a la 1:10 a.m. dejaron el escenario, siempre con ganas de más pero llenando las expectativas de un público fiel, mismo que despidió a la banda con un grito masivo… #Volvéatucasacuandoquieras

 

 

Fotos por Josue Xavier

Escrito por Reynaldo Wiliam

Añadir un comentario