White Lies en MONTERREY

Los domingos son para descansar y comer barbacoa (al menos así lo consideran un grupo de regiomontanos). Algunos otros prefieren aventurarse, salir de casa y buscan alimentarse con otro tipo de manjares, unos más finos, más placenteros, más excelsos, como la música. Así fue el 19 de febrero de 2017, cientos de regias y regios salieron de casa desde temprano para hacer fila en el “Cinema Río 70”, un lugar que cabe mencionar, tiene una magnífica acústica. En dicho recinto se llevó a cabo el concierto de White Lies, banda originaria de Ealing, Londres, cuyo nombre en español sería algo así como “Las Mentiras Piadosas”, los londinenses pisaron por segunda ocasión estas tierras tan llenas de asfalto, tan llenas de gente que ama la música. A las 5:30 pm se abrieron las puertas. Un público en su mayoría jóvenes, ingresaron poco a poco. Vimos a varios padres de familia acompañando a sus hijas e hijos adolescentes, lo cual nos dio mucho gusto. El primero en pisar el escenario fue WOLFY, banda comandada por Eddy González (ex-JUMBO) quien comenzó a calentar al público con potentes guitarras y grooves apoyados con secuencias de synths que incitaron a mover el pie y la cabeza. Mientras la banda ejecutaba su repertorio, la gente seguía llegando al lugar, algunos iban por cheve y otros se entretenían jugando videojuegos en sus dispositivos móviles, esperando la llegada de la banda estelar. Eddy González agradeció al público y cedió el turno a los aclamados WHITE LIES que desde la primer canción desató la algarabía de un público que durante la noche cantó todas las canciones de principio a fin. La primer canción con la que iniciaron fue TAKE IT OUT ON ME, desde los primeros acordes la gente se puso de pie y ya no se sentó jamás. Harry McVeigh se notaba sonriente, emocionado por la respuesta de sus fans de Monterrey con quienes ya se había encontrado en el 2010. Los regios aplaudieron, cantaron, brincaron, bailaron, alzaron los brazos, disfrutaron de cada canción, una tras otra, los WHITE LIES actuaron como si se tratase de un fino mecanismo de reloj suizo, con precisión, cero errores. Charles Cave hizo sonar su bajo de una forma que hacía vibrar todo el cuerpo, un sonido excepcional que me hizo recordar al gran Simon Gallup (The Cure); un reconocimiento especial al staff y al ingeniero de consola que se lució, la banda sonó potente y clara. El éxtasis de la noche fueron Farewell To The Fairground y Bigger Than Us. Sin lugar a dudas WHITE LIES hizo de ese domingo, una fecha memorable. Esperamos vuelvan pronto pues es una banda que una vez que la disfrutas en vivo, no la puedes olvidar.

White Lies- Death

White Lies – Is My Love


Dejar un comentario

Debes entrar para dejar un comentario.