esa “india” de nombre MARÍA NICOLASA CRUZ, quien trató con dignidad a los pueblos indígenas

 

india maría.jpg11

MARÍA ELENA VELASCO FRAGOSO falleció el pasado 1 de mayo a la edad de 74 años. Actriz de comedia y drama, guionista y cantautora, mejor conocida por el célebre papel de LA INDIA MARÍA. No hubo grandes desplegados en primera plana para anunciar su partida, tampoco se vio en las notas en noticieros de televisión que se congregaran multitudes o se dieran desfiles de estrellas en su velorio, éste más bien fue discreto, centrándose en el pesar de su propia familia. No obstante, meses antes vimos como medios y público se volcaron por la muerte de un comediante sobrevalorado (mi opinión) como Chesprito. Con toda esta injusta despedida para esta extraordinaria artista (pues no sólo fue comediante, incluso directora de cine), LA INDIA MARÍA, su más célebre personaje, esa “india” de nombre MARÍA NICOLASA CRUZ, oriunda del pueblito de SAN JOSÉ DE LOS BURROS, quien trató con dignidad a los pueblos indígenas, al grado de hacerlos mediáticos sin ridicularizarlos, pues si se analiza su caracterización, ella era tan perspicaz que hacía quedar mal a quienes abusaban del grupo cultural que ella representaba. Lista como ella sola, con ese chispeante y ocurrente recurso del retruécano, apoyado de sus barbarismos del castellano, misma forma de hablar que es objeto de burla en la vida real por parte de una sociedad que discrimina sus raíces, como el resto de sus elementos culturales como la vestimenta, costumbres, y demás. Las películas de la India María no eran simples comedias “de pastelazo”, porque aunque sí tenían mucho de ese tipo de comedia física (a la Harold Lloyd, comediante norteamericano del cine mudo), sus guiones, en gran medida escritos por María Elena comprendían aspectos de discriminación, pobreza, racismo, corrupción (y demás “delicias” sociales) que sufrían los grupos (para nada) minoritarios como son las comunidades indígenas en nuestro país que nos otorgan riqueza y diversidad al grado de existir casi 50 idiomas (nada de llamarles dialectos), sólo por señalar una parte de estas características. Recuerdo de niño haber visto muchas veces sus películas, así como sus intervenciones en el nefando programa de “Siempre en Domingo” donde ponía en jaque al inaguantable Raúl Velasco. Descanse en paz la señora María Elena Velasco, porque lo que respecta a La India María seguirá de alguna manera dando guerra como aquella inocente, pero sagaz salvaguarda de ese México que mucha gente se empeña en esconder, en negar, en humillar, en oprimir, en tomarse por burla, (como esos memes que modifican palabras en español ajustándole la sílabas –atl, -otl, para hacerlas sonar como si fueran mal dichos por los indígenas) porque no se (re)conoce la riqueza de su cultura (por tanto no se quiere), que es nuestra también…

 

Escrito por : Carlos G. Castillo Alvarado, baterista amateur, egresado de la licenciatura en Pedagogía, y de las maestrías en enseñanza de las Ciencias Sociales, y de Lengua y Literatura, de la Facultad de Filosofía y Letras (UANL). Colabora con cuentos y otros escritos en la revista Reforma Siglo XXI de la Preparatoria No. 3 (UANL).

Etiquetas:

Añadir un comentario